La práctica de observar: el haiku

¡Felizmente todos los días vienen nuevecitos para hacer las cosas mejor!

¡Buen jueves! Una vez que arranca la semana es como que faltaran los días para hacer todo, he parpadeado y de pronto la semana está por terminar. Me incomoda la sensación de que se me escape el tiempo con tanta facilidad. Yo sé que es porque no he estado prestando atención, porque he estado ocupada, porque he buscado bienestar en la distracción en vez de buscar estar bien.

Hoy me di media hora para escribir haiku. ¿Conoces esta forma de poesía? Es una forma de poesía que se originó Japón. Son poemas muy breves con restricciones métricas (generalmente un total de diecisiete sílabas en tres versos de cinco, siete y cinco sílabas, respectivamente) y tradicionalmente hablan del mundo natural. El haiku busca capturar ese chispazo de emoción instantáneo que a veces nos produce el mundo que nos rodea cuando nos damos el trabajo de observarlo.

Leí un estudio que se hizo en la universidad A&M de Texas en que investigaban los efectos terapéuticos de escribir estos poemas por veinte minutos en tres días consecutivos. Encontraron que escribir haiku aumentaba los niveles de creatividad y sensibilidad en los participantes.

Es sano detenerse y observar.


Antes de comenzar a escribir aproveché para leer un poco. Conocí al poeta Matsuo Bashō que vivió en el siglo diecisiete (¡como las sílabas!) y que es uno de los poetas japoneses más traducidos al español. Miren qué delicadeza:

¡Cuánta quietud!
La voz de la cigarra
taladra rocas.

Matsuo Bashō

Luego descubrí que Jorge Luis Borges había sido un ávido lector y escritor de haiku. Me gustó este en particular:

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

Jorge Luis Borges

Es como concentrar todo un estado de ánimo en un puñado de palabras. Me siento super inspirada y me parece un gran ejercicio de creatividad para una inversión de tiempo pequeña. Creo que puede ser una buena herramienta para comunicar ideas y sentimientos complejos de una manera muy concisa. Te ayuda a llegar a la esencia de lo que sientes. Espero que te animes a probar también y que estés muy bien.

Este el es blog de la Escuela Machucabotones
Publicación anterior

Ahora estoy de buen talante y me gana el bobo

Publicación siguiente

Con mi tata, todos los días eran mi cumpleaños

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: