Karen Luy: «Llevo la casa de mi abuela por dentro»

Karen Luy es nuestra primera invitada para los jueves de slam, un espacio donde podrás acercarte a la mente de escritoras y escritores del mundo.

Karen ha publicado los poemarios Mudanza (Toronja Hidráulica, 2006) y 2472 kilómetros al norte (Paracaídas Editores, 2015). También ha publicado cuentos y poemas en algunas antologías y ha sido finalista de la Bienal Nacional de Cuento Copé 2016. Su primera novela es Compórtense como señoritas (Paracaídas Editores, 2019). Crédito fotográfico: Nicole Roberts

¿Para qué escribir en estos tiempos?
Para vivir las vidas que no se pueden vivir afuera. Para no perder la cordura. Para registrar y entender después.

¿Cuándo a mano y cuándo en el teclado?
A mano solo con lápiz o tinta líquida. Citas o ideas breves, sobre el cuaderno de notas o la servilleta del bar. En el teclado unas diez horas al día para una o dos páginas.

(Una escritora es: muchas veces invisible. Una escritora no es: libre.)

Un escritor es alguien que lucha todas las noches con un tigre hasta convertirlo en una magnolia.

Un escritor no es alguien que tiene muy claro qué hace y por qué lo hace, pero sabe que no puede dejar de hacerlo.

Su primera novela tendrá su segunda edición bajo el sello Cocorocoq Editoras, en Chile, será una versión ilustrada.

¿Inspiración o disciplina?
La inspiración es maravillosa (cuando llega), pero me costó muchísimo tiempo entender que sin disciplina solo lanzaba fogonazos al aire, intentos de escritura.

¿Dónde sueles escribir?
La cuarentena me agarró recién mudada y en esta nueva casa solo encontré una mesita Singer, donde alguna vez hubo una máquina de coser. Está en medio de la sala. Pedaleo todo el día.

¿Qué conservas de tu ‘yo niño’?
Llevo la casa de mi abuela por dentro. Soy esa casa.

¿Verso o prosa?
Prosa.

¿Qué te gusta de tu ‘yo escritor’?
Que toma mejores decisiones que yo.

¿Si mañana todo se termina?
Que me pille bailando.

Karen Luy De Aliaga
Karen Luy De Aliaga

Licenciada en Publicidad, viajera amateur y escritora kamikaze. Drogas recurrentes: perros, vino, café y poesía. Cursó la Escuela de Escritura Creativa del Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Maestría en Escritura Creativa de la UNTREF, Buenos Aires. Ha publicado dos poemarios, Mudanza (Toronja Hidráulica, 2006) y 2472 kilómetros al norte (Paracaídas Editores, 2015). Cuentos y poemas en antologías como Voces para Lilith (Estruendomudo, 2011), Sexo al Cubo (Editores Altazor, 2017) Liberoamericanas, 80 poetas contemporáneas (Liberoamérica, 2018). Finalista de la Bienal Nacional de Cuento Copé 2016. Su primera novela es Compórtense como señoritas (Paracaídas Editores, 2019).

Tags:
Previous Post

No ser devorado es el objetivo secreto de toda una vida

Next Post

Indumentarias: la faja-calzón

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: