Jorge Luis Borges: «Evita escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos»

Jorge Luis Borges nació en Argentina el año 1899. Debido a que en su casa hablaban español e inglés, pronto aprendió a hablar y a leer en ambos idiomas. A los quince años viajó a Europa junto a su familia, donde se refugió en Ginebra de la Primera Guerra Mundial. Allí cursó el bachillerato, y aprendió francés y alemán. Luego de la guerra transitó por otras ciudades europeas, a la vez que colaboraba con distintas revistas. A los 22 volvió a Argentina, experiencia que motivó la creación de su prime libro: el poemario «Fervor de Buenos Aires». A partir de entonces publicó con cierta regularidad poemarios, ensayos, relatos, e incluso algunas traducciones. Todo esto le significó distintos premios. Muchos han estudiado su obra y recopilado sus consejos, como el «Antidecálogo del escritor», que aparece en el primero tomo de «Teoría del Cuento» de Lauro Zavala.

En literatura es preciso evitar:

  1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.

  2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

  3. La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.

  4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.

  5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.

  6. Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.

  7. Las frases, las escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o a determinada época; o sea, el ambiente local.

  8. La enumeración caótica.

Obras completas de Jorge Luis Borges.
  • Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.

  • El antropomorfismo.

  • La confección de novelas cuya trama argumental recuerde la de otro libro. Por ejemplo, el Ulysses de Joyce y la Odisea de Homero.

  • Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.

  • Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.

  • En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.

  • Las escenas domésticas en las novelas policíacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin:

  • Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio.
Tags:
Este el es blog de la Escuela Machucabotones
Publicación anterior

«La rica dieta en palabras que he seguido todos estos años es finalmente rota»

Publicación siguiente

«Feliz Navidad»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: