Joe Weider: un hombre que revolucionó el mundo del deporte y la vida de muchos

Él creó un imperio, y lo hizo porque desde joven supo que el cuerpo humano era nuestro bien más preciado, y por ello debíamos cuidarlo. Cuando tenía probablemente unos diez años, junto a su hermano vieron en un circo a un hombre extraordinariamente fuerte, que hacía unas proezas con unas pesas rusas.

«Jorge, mi amigo, hace tiempo que quiero escribirte»

Mi cuarto y quinto de media los hice en un colegio nuevo. Ahí formé grandes amigos. El último día nos dijimos «No nos perderemos, nos seguiremos juntando». Y así fue, hasta que nuestros intereses cambiaron, hasta que nuestros modos de ver la vida cambiaron. Con frecuencia los recuerdo. A veces basta un video para que […]

«Yo creo que esto que haces, escribir, es lo tuyo»

Los domingos son día de lavar ropa en mi casa. Subimos al tercer piso mi papá, Ñato y yo. Mientras mi papá lava, Ñato y yo jugamos. A veces Ñato duerme y yo leo o entreno. Otras, Ñato juega solo y mi papá y yo conversamos. Recordamos personas, viejos sueños, mejores tiempos. Mientras mi papá […]

«Felicidad es convivir de manera simbiótica con la naturaleza»

Haciendo zapping no hallaba nada que ver, así que aproveché las cualidades ‘smart’ de mi televisión y me di una vuelta por YouTube. Descubrí unos documentales que despertaron el bichito cuestionador que llevo dentro. Al final del post les comparto tales documentales. Foto de cabecera: Jordi Chias. Existe un programa de televisión llamado Tanked, lo […]

«Yo solo pensaba en cómo iba a salir de esa situación»

Fuera del aula, un grupo de personas formaba cola. Me empiné tras ellas, queriendo verificar que los miembros de mesa ya estuvieran en sus puestos. De repente sentí que alguien tocó mi hombro y me dijo “Joven, ¿esta es su mesa de votación?”.

«Listo para echar a correr»

Me quito los lentes, froto mis ojos con mis nudillos. Los abro y todo sigue igual: el lugar descomunal y yo minúsculo. Vuelvo a sobarme los ojos, ahora con más fuerza. Así una, dos, tres veces, hasta que los ojos comienzan a arderme como si tuviera conjuntivitis.